¿Qué es rentabilidad? Cómo saber si tu negocio genera dinero

¿Qué es la rentabilidad? ¿Para qué me sirve? ¿Cómo calcularla? La rentabilidad se entiende como el grado de ganancia o utilidad que genera una acción (inversión). Este es un aspecto muy consultado en cualquier negocio: saber cuánto invertí y a partir de ello cuánto gané o recuperé.

En este post de 100 Plan de negocios te explico más a detalle sobre la rentabilidad, cómo calcularla para tu nicho, algunos ejemplos y por qué es importante que evalúes esto.

Índice

¿Qué es rentabilidad?

Dicho de una manera más precisa, la rentabilidad se traduce como la inversión que puede involucrar materiales, tiempo, medios, recursos humanos, etc., con el fin de obtener un objetivo/beneficio, casi siempre financiero. El resultado de la rentabilidad nos lleva a hablar de recuperación y ganancia.

Nos referimos a recuperación cuando la inversión hecha en un principio ha retornado, por ejemplo, si en algún proyecto de publicidad pusimos $2000 USD para impulsarlo, y tres meses después se generó esa cantidad, entonces decimos que en el transcurso de esos tres meses obtuvimos dichos $2000 USD, por lo tanto RECUPERAMOS lo que invertimos en un principio. A esto también se le conoce como punto de equilibrio.

Por otro lado, hablamos de ganancia cuando ya obtuvimos la recuperación y un porcentaje más allá, es decir, que nuestra inversión debería generar más del 100% para decir que tuvo un beneficio. Retomemos el ejemplo del proyecto publicitario: si después de recuperar la inversión, un mes más tarde tenemos otros $1000 USD (solo para nosotros), entonces ahí decimos que ya hubo una GANANCIA, cuya utilidad fue del 50%.

qué es rentabilidad

Te invito a leer: Desarrollo de productos para tu plan de negocio.

Volver al índice ↑

¿Cómo calcular la rentabilidad?

El cálculo de la rentabilidad depende de varios factores, por lo tanto existe más de una fórmula, dependiendo de lo que se quiera. Sin embargo, aquí voy a abordar lo más básico, ideal si eres emprendedor, posteriormente entraré en detalles de más complejidad.

Cálculo básico de rentabilidad

Retomando el ejemplo de hace un momento, la forma para calcular la rentabilidad de la inversión en el proyecto publicitario se hizo tomando la ganancia y diviéndola entre la inversión, finalmente el resultado se multiplica por 100 para conocer el porcentaje del mismo:

Ganancia ÷ Inversión x 100 = Porcentaje de rentabilidad

Por lo tanto, si se aplica la fórmula del ejemplo del proyecto, quedaría de la siguiente manera:

$2000 ÷ $2000 x 100 = 100%

Aquí aún hablamos de la recuperación del capital inicialmente invertido, pero si cambiáramos los números, a manera de que no se haya (aún) recuperado todo el dinero, entonces:

$1200 ÷ $2000 x 100 = 60%

En este caso la inversión del proyecto aún no se ha recuperado, y por lo tanto aún no se llega al punto de equilibrio. Pero si ya habláramos de ganancia, entonces:

$3000 ÷ $2000 x 100 = 150%

En este caso se recuperó la inversión inicial, y al mismo tiempo se obtuvo un 50% de beneficio, es decir, la utilidad.

Ahora bien, este cálculo de rentabilidad está a un nivel muy general, por lo que si tienes una empresa de servicios o productos, entonces debes considerar los gastos que tienes que hacer para lograr esa venta, aquí también es importante contar con los gastos que se hacen por impuestos, veamos.

Volver al índice ↑

Ejemplo de rentabilidad en productos

Ya sea que vendas en físico u online, hay gastos que debes considerar, principalmente la fabricación (si tú haces el producto) o la compra al proveedor (si revendes el producto). Aquí te puse una lista general de lo que puedes calcular como ejemplo:

Digamos que tienes una empresa que hace zapatos, y cada par lo vendes en $30 USD, por lo que los costos para producir serían:

  • Material de fabricación: $5 USD
  • Mano de obra: $4 USD
  • Empaque: $3 USD
  • Gastos adicionales (transporte, punto de venta, etc.): $10 USD
  • Costo total de producción: $22 USD

Así que si aplicamos esto para obtener la rentabilidad de cada par de zapatos entonces:

$30 ÷ $22 x 100 = 136%

Esto quiere decir que aparte de recuperar tu costo de producción, todavía generas un 36% de beneficio (tu ganancia).

rentabilidad en productos

Te invito a leer: Negocios de fin de semana (sin dejar tu trabajo).

Volver al índice ↑

Ejemplo de rentabilidad en servicios

Por otro lado, el hecho de que des un servicio no te exenta de ciertos gastos como lo son la renta del local, funcionamiento del lugar (luz e internet) o materiales para prestar tu servicio (herramientas u otros).

Ahora supongamos que tienes un consultorio médico, por lo tanto, a pesar de que brindas tu conocimiento para hacer diagnósticos, hay ciertos gastos que debes considerar:

  • Servicios de funcionamiento: $80 USD
  • Renta del local: $200
  • Equipo médico (guantes de látex, jeringas, cubrebocas, etc.): $100 USD
  • Costo total: $380 USD

Y ahora piensa que una consulta la cobras en $40 USD, por lo que el cálculo sería el siguiente:

$40 ÷ $380 x 100 = 10.5%

Esto quiere decir que ni siquiera recuperaste tu inversión, pero no te preocupes, esto no quiere decir que sea un mal negocio, es obvio que una sola consulta no va a pagar todos tus gastos, y justo aquí quiero hablar de un aspecto importante: el número de unidades/servicios que hay que vender para que un negocio sea rentable.

rentabilidad en servicios

Te invito a leer: Elaborar plan de negocios, ¿para qué?

Volver al índice ↑

Rentabilidad basado en el número de unidades/servicios

Hace un momento hablamos de la rentabilidad basada únicamente en la ganancia por cada producto que se vende, es decir, «cuánto ingreso tengo por cada venta». Sin embargo, para conocer la rentabilidad de tu negocio hay que saber cuántas unidades o servicios debes vender en cierto periodo para tener la certeza de que tu idea es o no rentable. Como lo mencioné con el ejemplo: una sola consulta no podría pagar todas tus cuentas. Veamos entonces cómo averiguar este dato. Pero para ello primero debemos hablar de costos fijos y costos variables.

Los costos fijos son aquellos gastos que hacemos para el negocio y que nunca cambian independientemente de si logramos ventas o no, tal es el ejemplo de la renta o la nómina de los trabajadores.

Por otro lado, los costos variables son aquellos que cambian según las ventas realizadas, esto es porque dependen del producto o servicio que ofrezcas, es decir, si tienes una carpintería, entonces tu materia prima (madera en este caso) es un gasto variable porque gastas en ella según la demanda de tus clientes. Otros ejemplos también son el transporte para llevar tu mercancía, las comisiones de ventas o las herramientas desechables para tu producto/servicio.

Entonces, ya que conoces estos dos conceptos, con ellos se obtendrá el punto de equilibrio, nuevamente: cuánto debes vender para saber que no pierdes ni ganas.

Retomemos el ejemplo del consultorio médico:

  • Servicios de funcionamiento: $80 USD
  • Renta del local: $200
  • Equipo médico (guantes de látex, jeringas, cubrebocas, etc.): $100 USD
  • Costo total: $380 USD

En este caso los servicios de funcionamiento y renta del local son tus costos fijos, mientras que el equipo médico son tus costos variables porque su compra depende de las consultas que des, pues son productos consumibles que deberás ir comprando. Esto es bajo un estándar de un mes de funcionamiento.

Ahora, ¿cómo saber cuántas consultas dar para llegar a mi punto de equilibrio? Para ello debemos conocer el Costo variable unitario, este se obtiene dividiendo los costos variables entre las unidades/servicios vendidos (o esperados vender) en un cierto periodo (lo recomendable es que sea por un mes):

Costos variables ÷ Unidades/servicios vendidos = Costo variable unitario

Vayamos al ejemplo: El consultorio tiene como costo variable $100 por su equipo médico, ahora imaginemos que logra 8 consultas al mes, por lo tanto:

$100 ÷ 8 = 12.5

Esto fue para cubrir el aspecto de los costos variables, pero también debemos considerar los costos fijos, para ello se debe conocer el Punto de equilibrio unitario, el cual se obtiene dividiendo los costos fijos entre el resultado de restar al precio de venta el costo variable unitario, justo de esta forma:

Costos fijos ÷ (Precio de venta – Costo variable unitario) = Punto de equilibrio unitario

Aplicado al ejemplo del consultorio, recordemos que este cobra $40 por cada consulta (precio de venta) y el total de sus costos fijos por la renta del local y servicios de funcionamiento son de $280, por lo tanto, quedaría de la siguiente forma:

$280 ÷ ($40 – 12.5) = 10.18

Esto quiere decir entonces que el consultorio debe lograr un mínimo de 10 a 11 consultas para alcanzar su punto de equilibrio, pasados de ese número de servicios vendidos entonces ya se empieza a contar la rentabilidad del negocio, pues al superar los costos totales mensuales (renta, equipo, etc.) lo que siga de ingreso será el beneficio.

Ahora veamos otro ejemplo con una empresa de productos: Digamos que tienes una fábrica de juguetes, por lo tanto tus números podrían ser:

  • Servicios de funcionamiento: $1000 USD
  • Renta de instalaciones: $2500 USD
  • Nómina de trabajadores: $4000 USD
  • Publicidad: $500 USD
  • Costos variables (plástico para juguetes, piezas metálicas para el juguete, cajas de empaque, envío de producto, etc.): $1500 USD
  • Costo total: $9500 USD

Comencemos por el Costo variable unitario, recuerda que este se refiere a los costos variables divididos entre las unidades vendidas (o que se esperan vender), para este ejemplo supongamos que tu fábrica vende 400 juguetes en un mes, cada uno con el precio de $12 USD, entonces:

$1500 ÷ 400 = 3.75

Ahora debemos sacar el punto de equilibrio unitario, recuerda que lo obtenemos dividiendo los costos fijos (de la lista anterior solo debes quitar los costos variables y hacer la suma que da $8000) entre el resultado de restar al precio de venta el costo variable unitario:

$8000 ÷ ($12 – 3.75) = 969.69

Esto quiere decir que la fábrica debe vender prácticamente 970 juguetes para llegar a su punto de equilibrio, pasado ese número ya habrá una ganancia fuera de los costos fijos y variables, dicho en otras palabras, la empresa debe vender poco más del doble de lo que vende en un mes, de otra manera estará perdiendo dinero.

¡Ojo! Este ejemplo, como puedes ver, se aplica para una fábrica de juguetes en general, pensando solo en un tipo de juguete, por lo que si tú tienes o emprendes un negocio con más de un producto, lo recomendable es que hagas un cálculo por cada producto y no uno general, pues así verás la rentabilidad de cada cosa que vendes, lo que te ayudará a decidir si seguir vendiendo o no ese producto.

rentabilidad según tus ventas

Ahora que ya sabes qué es rentabilidad y cómo calcularla, te invito a que aprendas más sobre cómo llevar correctamente la economía de tu negocio y su gestión general con el curso que tenemos diseñado para ti, en donde vemos mermas, manejo de personal, cuestiones financieras, etc.:

Curso para administrar tu negocio | Curso online de administración

¿Tienes preguntas sobre estos cursos? Escríbenos vía whatsapp al 55 6594 3002 para resolverlas.

Volver al índice ↑